Ficciones útiles

  La formación de un discurso historiográfico hispánico, iniciada en los últimos decenios del siglo XVIII, se gesta en un contexto de reivindicación del patrimonio histórico, artístico, literario y científico español, frente a la leyenda negra y el “¿Qué se debe a España?” de Masson de Morvilliers. Esto imprimirá un carácter determinado a las nociones nacientes de “literatura española”, “literatura en español”, “literatura hispánica”, en el que la interacción entre lengua y unidad política, la tendencia tradicional a realizar taxonomías y periodizaciones con un fundamento extraliterario, y la excesiva confianza en el discurso historiográfico como “verdad” inamovible e irrefutable, condicionan –lastran, valdría decir– nuestro acercamiento a la literatura. En los últimos años, aportaciones como las de Gies o Cabo Aseguinolaza llaman la atención sobre el carácter construido, negociado y contingente de toda historia de la literatura.

  Desde nuestra práctica de la enseñanza de la literatura española en universidades europeas, podemos aportar algunas notas al respecto:

1) La división tradicional entre un canon hispanoamericano y un canon español peninsular es por completa ilusoria y responde a una estrategia de poder cultural, académico y político.

2) La aproximación tradicional al estudio del objeto literario a través de una periodización basada en elementos biográficos y contextuales no debe acaparar toda la primera atención del investigador.

3) Categorizar es operar un olvido selectivo. Cuanto mayor sea nuestra conciencia sobre las limitaciones con las que debemos operar, mucho más rica, honesta y libre será nuestra aproximación teórica.

4) El estudioso debe encaminarse hacia la escritura de una historia literaria transversal por temas, en vez de por periodos históricos, o al menos en convivencia con el patrón cronológico al uso, que no puede ser el único que rija nuestros estudios.

Por tanto, cualquier historización será siempre una “ficción útil” y lo que diferencia a una “ficción útil” de otra queda conformado por la transparencia y falsabilidad de los criterios empleados. Solo desde esta conciencia, con toda la cautela que lleva aparejada, será posible abordar la historia de la literatura española que no peque de ingenua ni sea un dogma de fe.

BIBLIOGRAFÍA

CABO ASEGUINOLAZA, Fernando, Historia de la literatura española, 9. El lugar de la literatura española, Barcelona, Crítica, 2012.

GIES, David T.,”Introducción”, en Cambridge History of Spanish Literature, Cambridge, Cambridge University Press, 2004.