SOBRE LA EVOLUCIÓN DEL CONCEPTO DE “LITERATURA” (II)

A lo largo del siglo XIX se irá haciendo más nítida la delimitación del campo de la literatura a la creación artística literaria, si bien la poesía ocupará un lugar preferente en el programa romántico, mientras que la novela arrastrará aún la consideración de género popular, destinado al entretenimiento y no al cultivo del espíritu. El Romanticismo consagra la imagen del escritor elegido por el numen o la musa y marginado por la sociedad burguesa –marginación que es para él signo de orgullosa distinción de la masa. Espronceda es, en nuestras letras, quien lo formula de manera más clara:

[…] ¡Yo he vivido

en la inmensa baraja confundido

de los hombres; y títulos y honores

mi orgullo desdeñó: sobre mi frente

reflejaba tal vez ricos colores

la luz de la esplendente poesía,

y esta marca divina que llevaba

de los hombres tal vez me distinguía

y sobre ellos tal vez me levantaba.

El título de la composición a la que pertenecen estos versos, “El ángel y el poeta”, ya muestra cómo el ideal de la escritura artística lo detenta el poeta (y no, desde luego, el novelista). Y ya en 1821 Shelley había ensalzado la alta misión filosófica y civil del poeta, en un discurso significativamente titulado Defence of Poetry:

Poets, according to the circumstances of the age and nation in which they appeared, were called, in the earlier epochs of the world, legislators, or prophets: a poet essentially comprises and unites both these characters. For he not only beholds intensely the present as it is, and discovers those laws according to which present things ought to be ordered, but he beholds the future in the present, and his thoughts are the germs of the flower and the fruit of latest time. Not that I assert poets to be prophets in the gross sense of the word, or that they can foretell the form as surely as they foreknow the spirit of events: such is the pretence of superstition, which would make poetry an attribute of prophecy, rather than prophecy an attribute of poetry. A poet participates in the eternal, the infinite, and the one; as far as relates to his conceptions, time and place and number are not.

De la misma manera que, como vimos en la entrada anterior, la palabra literatura tiene en origen un sentido diferente del que hoy tiene para nosotros, el significado del vocablo poesía no coincide exactamente con el que en general hoy le damos. Nuestro actual concepto de poesía viene a coincidir con el de poesía lírica (que en origen era musical, y hoy en general no lo es), y deja fuera (o al menos, no tiene en mente) otras formas como el teatro o la épica, que eran sin duda poesía para los griegos y que lo eran aún en el siglo XVIII: Juan Andrés, a quien ya citábamos en nuestra anterior entrada, situaba la poesía –junto a la Elocuencia, la Historia y la Gramática— como una de las ramas de las Buenas Letras (opuestas estas últimas a las Ciencias, que era la otra gran rama de su concepto amplio de Literatura). Y consideraba, dentro de la poesía, los géneros siguientes: épica, didascálica, dramática, lírica, pequeños poemas y romances. Vemos, pues, como la concepción de Juan Andrés, es por una parte deudora de los géneros clásicos, mientras que por otra no se sustrae a la observación de la realidad y la apertura a géneros menores o vulgares, para los que no era sencillo encontrar un lugar en las preceptivas clásicas. En el siglo XIX –Shelley y Espronceda son buena muestra de ello— se mantiene, sustancialmente, esa misma concepción, aunque la flexibilización que se anunciaba en Juan Andrés se intensifique, prestando mayor atención a lo que en el jesuita exiliado era una coletilla (pequeños poemas y romances). Shelley y Espronceda, cuando hablan de poesía, ye especialmente cuando hablan del poeta –para adjudicarle altos destinos— no piensan solo en el autor de poesía lírica, pero tampoco en el escritor en general, el dedicado a los géneros en prosa, bien incluidos en la Elocuencia, la Historia y la Gramática, bien ignorados, como la novela.

Por lo que respecta a esta última –que a lo largo del siglo XIX irá ganando terreno dentro del dominio conceptual de literatura (paulatinamente impuesto en detrimento de poesía)—, el siglo XVIII la consideraba un género subalterno. Prueba de ello es que, aunque en 1734 el Diccionario de Autoridades incluye el término novela (definido como “Historia fingida y texida de los casos que comunmente suceden, o son verisímiles”), esta apenas tiene presencia en la Poética de Luzán (1737), que únicamente menciona el Quijote en una ocasión.

Con posterioridad, en las Memorias literarias de París (1751) –libro ya algo exento del rigor preceptivo de la Poética— Luzán llegará a reconocerles, a algunas novelas, “mucha gracia, discreción y naturalidad en cuanto al estilo”, pero condena su “mucha libertad y aun indecencia en cuanto a las costumbres”, emitiendo finalmente una valoración negativa que se basa en los efectos morales de la novela (no tanto en su ficcionalidad): “La lección de estos libros, que es muy de moda, afemina poco a poco, y destruye todo lo varonil de la nación, y estraga el gusto para otras lecciones más provechosas”. Algunas líneas más adelante, Luzán –en estas Memorias y no en su Poética, téngase en cuenta— llega a considerar “prejuicio” la condena general  a los libros de caballerías que se emite en el Quijote, aduciendo que “aquellos libros inspiraban la inclinación a las armas, el valor, la intrepidez, la buena fee, el sufrimiento y el preferir la muerte a la infamia, virtudes que harán siempre mucha falta a la nación que las perdiere”. Reconoce aquí los valores morales que pueden desprenderse de algunas novelas (no precisamente las que más se apreciaban en el siglo XVIII), pero en absoluto argumenta, ni plantea siquiera, su consideración como género literario de pleno derecho.

En fin, tres elementos connotaban negativamente el género y explican el rechazo a la consideración de la novela en las preceptivas:

  1. En primer lugar, su aceptación popular (y especialmente femenina: en las descalificaciones contra la novela no suele faltar, como vemos en Luzán, el adjetivo femenil utilizado en sentido despectivo)
  2. En segundo lugar, la orientación que en la novela tiene la mímesis, enfocada hacia la ficcionalidad, que hacía de ella un “género mentiroso”
  3. En tercer lugar, su escritura en prosa, que la convertía en un monstruo híbrido, sin espacio en ninguna de las ramas de las “Buenas Letras”: ni en la rama de la Poesía (donde se consideraba una narrativa, pero en verso: la épica) ni en la rama de la Elocuencia (que contemplaba los discursos forenses, sagrados, didascálicos… pero en modo alguno daba cabida a la ficción), ni, por supuesto, en la Historia o la Gramática.

Será preciso esperar hasta avanzado el siglo XIX para que la novela gane terreno en el concepto de literatura (que parejamente irá imponiéndose sobre el de poesía): ahora bien, cuando lo haga, lo hará –así lo veremos— de una manera omnívora… Omnívora y paradójica, puesto que precisamente a mediados del siglo XIX comienzan a diluirse los márgenes que diferencian y estructuran los géneros, y buena parte de los escritores, en claro signo de modernidad, tratará de sortear la adscripción de sus obras  a un género conocido.

BIBLIOGRAFÍA

Álvarez Barrientos, J. La novela del siglo XVIII, Madrid, Júcar, 1991.

Andres, Juan, Origen, progresos y estado actual de toda la literatura, vols. 1-6, ed. dirigida por Pedro Aullón de Haro, Madrid, Vebum-Biblioteca Valenciana, 1997-2000.

Aullón de Haro et alii, “Estudio preliminar”, en Andres, Juan, Origen, progresos y estado actual de toda la literatura, vol. 1, ed. dirigida por Pedro Aullón de Haro, Madrid, Vebum-Biblioteca Valenciana, 1997, pp. XIX-CCXI.

Cabo Aseguinolaza, Fernando, Historia de la literatura española, 9. El lugar de la literatura española, Barcelona, Crítica, 2012.

Gunia, Inke, De la poesía a la literatura. El cambio en los conceptos en la formación del campo literario español del siglo XVIII y principios del XIX, Madrid-Frankfurt am Maine, Iberoamericana, Vervuert, 2008.

Ramos Corrada, Miguel, La formación del concepto de Historia de la Literatura Nacional española, Oviedo, Departamento de Filología Española, 2000.

Shelley, P. B., A Defence of Poetry (escrito en 1821, aunque publicado en 1840). Disponible en: http://www.bartleby.com/27/23.html

 

Sobre la evolución del concepto de “Literatura” (I)

LiteraturaLa confianza en cierto tino intuitivo al formarnos una idea de lo que es la “literatura”, unida a la inercia de los planes de estudios, la maquinaria editorial y lo que tautológicamente consideramos estudios literarios, no puede hacernos obviar el hecho de que el concepto de literatura no es inmutable, ni significa ahora lo mismo que hace cien, quinientos o dos mil años.

Desde luego, el termino literatura no siempre se ha definido de la misma manera: etimológicamente, la palabra remite a littera, ‘letra’, y denomina por tanto a todo contenido fijado mediante tales signos, no exclusivamente  a los de carácter artístico o estético: así, sería literatura stricto sensu (o literalmente, si se me permite el juego de palabras) un prospecto médico o el rótulo de un establecimiento comercial. Por el contrario, estarían fuera de este sentido etimológico aquellos mensajes no fijados en un código escrito: evidentemente, esto resulta problemático con toda tradición oral, pues aunque a menudo no conocemos esta salvo por las versiones escritas, la plena conciencia de que esta no es sino un pálido reflejo de un riquísimo acervo previo, que escapa a la codificación literal, nos lleva a dar por buena la contradictoria expresión “literatura oral”[1].

La primera aparición del término literatura es español data del siglo XV: se encuentra recogido en el Universal vocabulario de Antonio de Palencia (1490), pero no es una palabra frecuente en el Siglo de Oro, que prefiere lo que hoy consideraríamos sinónimos solo aproximados, como letras o arte retórica. Y es que precisamente la falta de coincidencia exacta entre estos términos acusa la falta de coincidencia de los conceptos.

A lo largo del siglo XVIII el uso del término literatura se hace más frecuente, a la vez que su sentido se va modificando[2]. En el primer tercio su sentido equivale aproximadamente a ‘cultura’, por ejemplo, en Feijoo, quien en 1729, en su Teatrocrítico, asevera: “En esta parte bastantemente vengados quedan los Estrangeros, pues si nosotros los tenemos a ellos por de poca literatura, ellos nos tiene a nosotros por de mucha barbarie”. Tal y como anota Rubén Ortega Jiménez, mediado el siglo XVIII se van haciendo más habituales expresiones como “literatura española”, “literatura de España”[3].

En 1797, Jovellanos compone su discurso Oración sobre la necesidad de unir el estudio de la Literatura al de las Ciencias, que constituye una defensa de lo que hoy llamamos humanidades, y concretamente de la necesidad de un discurso escrito cuidado, con una argumentación bien construida –algo que para Jovellanos es parte tan indispensable como el conocimiento de ciencias del ideal ilustrado de hombre de luces. Pese a emplear literatura en su título, Jovellanos empleará en su ensayo la expresión buenas letras, cercana al francés belles lettres (con un significativo cambio de belles por buenas que no debe pasarnos desapercibido).

El mismo proceso se advierte en Francia o Alemania. Por ejemplo, en Éléments de Littérature (1787) de Marmontel, o más tardíamente en De la littérature considéré dans ses rapports avec les institutions sociales (1800), de Madame de Staël. En sus Cartas referentes a la más reciente literatura (1959-1965), Lessing emplea literatura para designar a las obras escritas en un discurso de intención estética.

A la vez que se perfila el sentido del término literatura –y que se fija su predominio sobre otras expresiones con las que alterna todavía con frecuencia, como elocuencia, buenas letras o bellas letras—, comienzan a producirse las primeras tentativas historiográficas dedicadas a la literatura: aún el concepto es más amplio que el nuestro, pero estamos ante el germen de nuestras actuales historias de la Literatura, y ante un esfuerzo sin precedentes por elaborar una reflexión crítica de la Historia y, sobre todo, del discurso historiográfico.

En ese sentido, es paradigmática –no solo por ser la primera— la obra de Juan Andrés (1740-1817). Exiliado en Italia tras la expulsión de los jesuitas (1767), su obra vio la luz primero en italiano: el primer volumen de Dell’ Origine, progressi e stato attuale d’ogni letteratura aparece en 1782 en Parma, y el séptimo y último apareció en 1799 (más tarde, en 1822, se añadiría un volumen de ampliaciones, ajeno al plan inicial). Fue traducida al español poco después por Carlos, hermano del autor, como Origen, progresos y estado actual de toda la literatura, publicada en diez tomos, entre 1784 y 1806 en la Imprenta Sancha. La traducción al francés quedó inconclusa al morir el traductor, Ortolani; el primer y único volumen vio la luz en 1805 en París, con el título Histoire des ciences et de la littérature después le temps antérieurs à l`histoire grecque jusqu’à nos jours.

La ambición enciclopédica, tan acorde con el espíritu ilustrado, queda clara desde el título y las palabras preliminares del autor:

Mi intento, tal vez demasiado temerario y atrevido, es dar una perfecta y cabal idea del estado de toda la literatura, cual no creo se encuentre en autor alguno. Tenemos infinitas historias literarias, unas de naciones, provincias y ciudades, otras de ciencias y artes particulares, todas en verdad utilísimas para el adelantamiento de los estudios; pero aún no ha salido a la luz una obra filosófica que, tomando por objeto toda la literatura, describa críticamente los progresos y el estado en que ahora se encuentra y proponga algunos medios para adelantarla (1997: LX; las cursivas son mías).

El empleo recurrente de expresiones como toda la literatura, ogni letteratura, evidencian la conciencia de que la palabra literatura comprende realidades muy heterogéneas, en dos sentidos al menos, que quedan recogidas en el texto: literaturas distintas desde el punto de vista geográfico o cultural (“naciones, provincias y ciudades”), y diversos tipos de escritura (“de ciencias y artes particulares”).

Ciertamente, la lectura del índice de la monumental obra de Juan Andrés confirma esa heterogeneidad: se contemplan la literatura china, la literatura india, la literatura griega, romana o arábiga… y, por otra parte, se atiende a la Poesía, la Elocuencia, la Historia,  la Medicina, la Jurisprudencia…

La primera distinción (regional o nacional) será muy rentable en el Romanticismo, en el que tomarán cuerpo las literaturas nacionales –definición de un corpus patrimonial vinculado a una nación. La segunda (“ciencias y artes particulares” plasmados en la literatura, comprendiendo como vemos las matemáticas o la jurisprudencia, junto a la poesía y la elocuencia) parece más bien un resabio de una concepción todavía antigua de la literatura.

Los autores del “Estudio preliminar” de la moderna edición de la obra de Andrés proponen el siguiente gráfico (1997: LXV), muy aclaratorio al respecto de la noción de literatura que el jesuita manejaba:

Esquema

En cualquier caso, a lo largo del siglo XVIII el concepto de literatura va alejándose del sentido ‘escritura’ para remitir cada vez más específicamente al de ‘creación verbal de intención estética, artística’, a la vez que se va perfilando su vinculación al concepto de nación (no nítidamente separado del de lengua), matices ambos (valor artístico y nacionalidad) que se potenciarán en el Romanticismo.

 

BIBLIOGRAFÍA

Andres, Juan, Origen, progresos y estado actual de toda la literatura, vols. 1-6, ed. dirigida por Pedro Aullón de Haro, Madrid, Vebum-Biblioteca Valenciana, 1997-2000.

Aullón de Haro et alii, “Estudio preliminar”, en Andres, Juan, Origen, progresos y estado actual de toda la literatura, vol. 1, ed. dirigida por Pedro Aullón de Haro, Madrid, Vebum-Biblioteca Valenciana, 1997, pp. XIX-CCXI.

Gallardo Paúls, Elena, “Qué es la literatura: definición”, en Peri Poietikes, disponible en http://peripoietikes.hypotheses.org/41

Maestro, Jesús G., Genealogía de la Literatura, Vigo, Academia del Hispanismo, 2012.

Ortega Jiménez, Rubén, “Concepto de Literatura en el siglo XVIII”, en http://www.ugr.es/~inveliteraria/PDF/LITERATURA.pdf

Ramos Corrada, Miguel, La formación del concepto de Historia de la Literatura Nacional española, Oviedo, Departamento de Filología Española, 2000.

 


[1]Véase a este respecto la acertada síntesis de Elena Gallardo Paúls: http://peripoietikes.hypotheses.org/41

[2] Véase a este respecto el trabajo de Rubén Ortega Jiménez, “Concepto de Literatura en el siglo XVIII”, realizado en el marco de la Unidad docente “”, en http://www.ugr.es/~inveliteraria/PDF/LITERATURA.pdf).

[3] Véase a este respecto el trabajo de Rubén Ortega Jiménez, “Concepto de Literatura en el siglo XVIII”, realizado en el marco de la Unidad docente “”, en http://www.ugr.es/~inveliteraria/PDF/LITERATURA.pdf).