¿Qué se entiende por “Tradición clásica”?

El término se forjó en 1949, año en el que Gilbert Highet publicó: La tradición clásica: influencias griegas y romanas en la literatura occidental. El sintagma, que Gilbert cita en varias ocasiones en su manual (Laguna Mariscal, 2004: 413), lo recoge de la obra Virgilio nel medio evo, de Doménico Comparetti (cfr. Laguna Mariscal, 2004a):

 È tale infatti l’uso che abbiamo veduto farsi di quel nome nelle espressioni d’odio o di disprezzo, di amore o di stima per gli antichi scrittori pagani, che evidentemente ne risulta essere, per tutti gli scrittori del medio evo, Virgilio il sommo rappresentante dell’antica tradizione classica1. (Comparetti, 1872: 128)

Las diferencias de significado son claras, puesto que Comparetti mantiene el concepto tal y como se concebía en la Edad Media: “el legado grecolatino pagano”, mientras que Highet ya lo menciona como la influencia de la cultura clásica en el mundo moderno (Laguna Mariscal, 2004a: 88). Hasta el establecimiento de este término, la crítica trabajó con otras denominaciones, entre las que cabe destacar las más empleadas2: legado (Livingstone, 1921; Bailey, 1923; Gómez Espelosín, 2003; Finley, 1984; y Jenkyns, 1992), herencia (Cuenca, 1978; VV.AA 1979; Bolgar, 1954; Buck, 1980) y permanencia3 (Springer, 1867; Immisch, 1919; Newald, 1931).

Entre la multitud de definiciones encontradas queremos destacar tres por aportar, las mismas, los pilares fundamentales de este concepto. Vicente Cristóbal la considera:

la disciplina que se ocupa del estudio histórico-comparativo entre elementos culturales a los que debe unir el nexo de la dependencia, ya directa o indirecta, y de los cuales el emisor debe pertenecer a la cultura antigua de Grecia o Roma. (Cristóbal López, 2005, 40)

Para Luis Antonio de Villena, “sería la pervivencia histórica de temas, actitudes y modos de los escritores grecolatinos a través de las literaturas occidentales, desde la Edad Media hasta ahora mismo” (Villena, 2000: 68).

Laguna Mariscal, en una definición que a nosotros nos parece más adecuada, afirma que:

la influencia directa e indirecta que ha ejercido la cultura clásica en el mundo occidental moderno, en todos los ámbitos de la cultura y de la civilización, incluyendo muy especialmente la lengua, la literatura, la arquitectura y el arte, el derecho, la ciencia, el deporte, la religión y el pensamiento. (Laguna Mariscal, 2004: 412)

Preferimos la aportación de Laguna Mariscal por hablar de influencia y no de disciplina; por utilizar conceptos como “mundo occidental moderno”; y por especificar los ámbitos de actuación de la misma. Sin embargo, no podemos dejar de señalar que Laguna Mariscal cae en una tautología, al definir clásica, utilizando el mismo concepto. Posiblemente, su definición hubiera ganado en perfección modificando “cultura clásica” por “cultura grecolatina”.

 BIBLIOGRAFÍA

Bailey, Cyril, (ed.) The legacy of Rome. Oxford: Oxford University Press, 1923.
Bolgar, Robert R. The Classical heritage and its beneficiaries. Cambridge: Cambridge University Press, 1954.
Buck, August. L’eredità clássica nelle letterature neolatine del Rinascimiento. Brescia: Paideia Editrice, 1980.
Comparetti, Domenico.Virgilio nel medio evo. Livorno: F. Vigo, 1872.
Cristóbal López, Vicente. “Tradición clásica: concepto y bibliografía”. Edad de Oro, XXIX (2005): 27-46.
Cuenca, Luis Alberto. “La herencia grecolatina”. Cuadernos Hispanoamericanos, 340 (1978): 76-181.
Finley, Sir Moses. (Ed.) The legacy of Greece. A new appraisal. Oxford: Oxford University Press, 1984.
Gómez Espelosín, Francisco J. Los griegos, un legado universal. Madrid: Alianza, 2003.
Immisch, Otto. Das Nachleben der Antike. Dieterich: Leipzig, 1919.
Jenkys, R. (Ed.) The legacy of Rome. A new appraisal. Oxford: Oxford University Press, 1992.
Laguna Mariscal, Gabriel. “La literatura Clásica como referencia para la Moderna: algunas reflexiones y pautas metodológicas”. (Eds.) Candau Morón, José María et al. Historia y mito. El pasado legendario como fuente de autoridad. Málaga: Servicio de publicaciones de la Diputación de Málaga, 2004, 409-426.
——-.“¿De dónde procede la denominación Tradición Clásica?”. Cuadernos de Filología Clásica. Estudios Latinos. 24 (2004a): 83-93.
Livingstone, Sir Richard. (Ed.) The Legacy of Greece: Essays. Oxford: Claredon Press, 1921.
Newald, Richard. “Nachleben der Antike (1920-1929)”. Jahresbericht über die Fortschritte der klassischen Altertumswissenschaft. 232 (1931): 1-122
Springer, Anton. “Das Nachleben der Antike im Mittelalter”. Bilder aus der neueren Kunstgeschichte. Bonn: A. Marcus, 1867.
Villena, Luis Antonio. Teorías y poetas. Panorama de una generación completa en la última poesía española. Valencia: Pre-textos, 2000.
VV. AA. L’eredità classica nel Medioevo. Il linguagio comico. Viterbo: Agnosetti editore, Centro di studio sul teatro medioevale e ri- nascimentale, 1979.

  1. “En efecto, es tal el uso que hemos visto hacerse de aquel nombre en la expresiones de odio o de desprecio, de amor o de estima por los antiguos escritores paganos, que evidentemente, Virgilio resulta ser, para todos los escritores de la Edad Media, el sumo representante de la antigua tradición clásica”. [La traducción es nuestra]. []
  2. Laguna Mariscal hace un pequeño y excelente repaso a las vicisitudes del concepto. Especial mención merece también el tratamiento histórico del empleo de “Tradición Clásica” (cfr. 2004a: 84). []
  3. Término más difundido en el campo alemán con sus dos sinónimos: Nachleben y Fortwircken. []